LOS UMBRALES ECONOMICOS.

LOS UMBRALES ECONÓMICOS Y SU USO EN PROGRAMAS DE MANEJO INTEGRADO.
El Manejo Integrado de Plagas (MIP), como filosofía, propone dar un mayor uso a los principios ecológicos cuando se tomen decisiones para proteger aconòmicamente a los cultivos de las plagas de agroecosistema (sistema de producción). Los componentes básicos del agrosistema para el MIP  son el cultivo, las plagas y sus enemigos naturales, el clima, el suelo y fundamentalmente, el hombre como responsable de la toma de decisiones. Asì,  en la estrategia de cualquier programa para el MIP insectiles y ácaros se deberá dar énfasis.
1)    A la predicción y/o de los problemas.
2)    A un mayor uso de los enemigos naturales de las plagas.
3)    A la utilizaciòn de la capacidad de la planta para tolerar o compansar daños por plagas.
4)    Al uso de las prácticas culturales del sistema de producción como tácticas de protección al cultivo de las plagas.
5)    A utilizar los insecticidas y acaricidas solamente cuando los datos de campo indiquen que la(s) infestación(es) de plaga(s) es(son) mayor(es) al umbral económicos correspondiente, y a los factores  de mortalidad natural no sean capaces de evitar que la(s) plaga(s) alcance(n) el nivel de daño económico
Los conocimientos básicos que se requiere para desarrollar la estrategia de MIP insectiles y ácaros en un agroecosistema especifico se relacionan con:
1)    La comprensiòn  y predicción de la dinámica de la(s) población(es) de plaga(s).
2)    La respuesta fenológica de la planta y del cultivo a diferentes niveles de infestación y/o daño de plagas.
3)    Umbrales económicos y evaluaciòn de pérdidas.
4)    La integraciòn de las tácticas de protección al cultivo con otras prácticas de producción del agroecosistema.
5)     Un entendimiento de los aspectos psicológicos que determinan la toma de decisiones de productores y sus técnicos respecto al manejo de plagas.
La integraciòn de los conocimientos anteriores debe resultar en los “criterios de decisiòn” para el MIP donde se contemplen aspectos practicos sobre:
a)     Monitoreo y/o muestreo de plagas en el estado biológico susceptible a la medida de control.
b)    Monitoreo del clima y
c)     El desarrollo fenológico del cultivo.
El UMBRAL ECONÓMICO (EU) o umbral de tratamiento “ es el nivel de infestación al que se deben utilizar medidas artificiales de protección al cultivo (v. gr. Insecticidas) para evitar que la(s) plaga(s) alcance(n) el nivel de daño económico (NDE). EL EU  es un número que debe utilizarse para tomar decisiones prácticas de manejo de plagas por personas menos que perfectas. Es un criterio de decisión que se caracteriza porque: 1) debe  expresarse, preferentemente, en términos del estado biológico de la plaga susceptible a la medida de control  por utilizarse; 2)  debe ser lo “suficientemente menor” al NDE  para permitir la implementación oportuna de las medidas de control; 3) al depender directamente del NDE , varía con los cambios que sufran los cuatro componentes del NDE , componentes que serán analizados posteriormente. Por tanto, para establecer un UE de plaga(s) es indispensable tener una clara comprensión del concepto NDE  y del alance matemático de sus componentes bio-ecológicos y económicos.
El NIVEL DE DAÑO ENCONÓMICO (NDE) “es la infestación de plaga(s) capaz de causar pérdidas a la cosecha equivalente al costo de las medidas artificiales de control”. De acuerdo con Norton 81976), el NDE  puede obtenerse con la fórmula:
Donde
CC es el costo unitario de control de plagas ($/ha)
VP  es el valor unitario de la producción ($/kg)
CD es el “coeficiente de daño” que representa la pérdida en el rendimiento por hectárea por cada individuo de la infestación de la plaga (  un gusano /m).
EC es la eficiencia de la medida de control (v. gr. 0.85 significa que la infestación de plagas se reducirá en 85% si se utiliza la medida de control).
El NDE  se expresará en gusanos/m.
La fórmula indica que al aumentar CC aumenta NDE y, consecuentemente, se requerirá una mayor infestación de plagas para justificar económicamente el uso de plaguicidas. Lo contrario sucederá con incrementos en VP, CD O EC.
Los factores que recontamiento causan variación en cada uno de los cuatro componentes del NDE serán señalados a continuación:
Costo unitario del control de plagas (CC). Como se refiere al costo de cada aplicación de plaguicidas por hectárea, varía con el  valor de los productos químicos, la dosis, el equipo de aplicación y los aplicadores. Asimismo, conforme a los principios filosóficos del MIP, también deben ser incluidos en este componente los costos sociales y ecológicos  que involucran los riesgos a la salud humana y animales de sangre caliente, así como el costo que involucre el incremento de las infestaciones de plagas primarias y secundarias como consecuencia del deterioro de los enemigos naturales y/o del incremento de la velocidad con que las plagas adquieren resistencia a los plaguicidas.
Valor unitario de la producción (VP). El valor de la producción generalmente  está sujeto a las fluctuaciones del mercado, salvo en el caso de existir precios de garantía.
Coeficiente de daño (CD). Es el componente más fundamental del NDE  y el más difícil de establecer realísticamente. Se refiere a la pérdida en la cantidad y calidad del rendimiento que un individuo-plaga puede causar a través del daño que realice a la planta. Para expresarlo en términos numéricos sugiere utilizar 2el coeficiente de regresión simple” que se obtenga al relacionar estadísticamente el rendimiento con el daño de plagas, al rendimiento con la infestación de plagas, o al daño de plagas con la infestación de plagas.
Los factores que seguramente provocan mayor variabilidad en las respuestas de la planta a la infestación de la plaga en un momento dado son el estado de desarrollo del cultivo, las prácticas de manejo el cultivo, la fecha de siembra, el tipo de suelo, la presencia de otras plagas, etc. Por tanto, tal coeficiente de regresión deberá calcularse para diferentes etapas de desarrollo del cultivo con datos provenientes de diferentes condiciones agroambientales.
Eficiencia de la medida de control (EC). Para el caso específico del uso de insecticidas y acaricidas este componente del NDE se refiere a la eficiencia de cada aplicación; es decir, debe expresar el porcentaje con que cada aplicación reduce la infestación y/o daño de la plaga por el tiempo deseado. Los factores que influyen la variabilidad de la EC frecuentemente están asociados con el producto (el plaguicida de que se trate, la dosis, su efecto residual y la calidad), la aplicación (el método, equipo, la oportunidad y el cubrimiento de la planta), la plaga (el lugar que habita en el agroecosistema al momento y después de la aplicación y su grado de resistencia al plaguicida), el estado de desarrollo de la planta y las condiciones ambientales. Es decir, la eficiencia de cada aplicación mucho dependerá, además de las  características específicas del producto y de la plaga, de la destreza que tengamos para poner en contacto al producto químico con la mayor parte de los individuos plaga en el agroecosistema. Simultáneamente a la obtención de datos experimentales para calcular el coeficiente de daño (CD) es conveniente obtener los correspondientes a la eficiencia del plaguicida (EC) para diferentes etapas de desarrollo del cultivo en diversos agroecosistemas.
El nivel de daño económico debe expresarse en términos del estado biológico de la plaga que cause daños económicos al cultivo. Tal estado biológico puede o no ser factible de ser afectado por la medida de control (v. gr. El insecticida a utilizarse). En cambio el umbral económico debe expresarse en términos del estado biológico de la plaga susceptible a la medida de control. Por tanto, para establecer el umbral económico en base al nivel de daño económico es necesario encontrar relación entre el estado biológico de la plaga que causa daños a la planta con el estado biológico susceptible a la medida de control por utilizarse.

PRINCIPIOS BÁSICOS PARA LA IMPLEMENTACIÓN DE UN PROGRAMA DE MANEJO INTEGRADO DE PLAGAS.
La implementación de un programa MIP consiste en poner en acción todos los elementos componentes del sistema. Lo anterior, requiere de un elaborado plan de actividades a seguir, preparado por los especialistas tanto del área entomología como del cultivo para obtener los diversos tipos de información requeridos para entender y operar el sistema. La implementación de un programa MIP requiere del concurso de un grupo interdisciplinario, si es que se quiere tener éxito en su establecimiento.
Un factor importante el en MIP es el elemento humano del sistema quien toma y ejecuta las decisiones correspondientes, por consiguiente el MIP requiere atención profesional. Sobre esto, todo aquel personal que toma y ejecuta decisiones en base a las normas de MIP debe tener conocimientos biológicos y ecológicos sólidos que permitan evaluar la eficacia de las tácticas y los efectos directos o indirectos de éstas dentro y fuera del área de acción.
Flint and Van Den Bosch (1981) sugiere que para establecer un MIP se requiere de:
1.     Conocimiento de la biología del cultivo o recurso, y de cómo el ecosistema circundante lo influencia.
2.     Identificación de las plagas “claves”, conocer su biología, identificar el daño que causan e iniciar estudios acerca de su status económico.
3.     Considerar e identificar tan rápido como sea posible los factores ambientales claves que inciden (favorables o adversamente  sobre la plaga y especies potenciales en el ecosistema.
4.     Considerar conceptos, métodos y materiales que individualmente o en combinación ayuden a suprimir o frenar la plaga o plagas potenciales.
5.     Estructurar  un programa de tal forma que tenga flexibilidad requerida para ajustarse a cambios imprevistos, en otras palabras, evitar programas rígidos que no pueden ser modificados para ajustarse a variaciones de un campo a otro, de un área a otra o de un año a otro.
6.     Anticipar los acontecimientos imprevistos; contemplar la posibilidad de fracasos y moverse con cautela.
7.     Buscar los puntos débiles del ciclo de vida de la plaga clave y deliberadamente dirigir las prácticas de control lo más cercano posible a estos puntos.
8.     Cuando sea posible, contemplar y desarrollar los métodos que preserven, complementen y aumenten los factores de mortalidad tanto bióticos como abióticos que caracterizan el ecosistema.
9.     En lo posible, intentar diversificar el ecosistema.
10.                       Asegurarse e insistir en que la supervisión técnica del programa estè disponible.
Algunos hecho que caracterizan a los programas de MIP cuando éstos se hallan definidos y operados a nivel regional son:
·        Énfasis en los principios ecológicos de la dinámica del cultivo, de la plaga y del agroecosistema.
·        El reconocimiento de variables relevantes del medio.
·        La meta es el logro de la optimización a través de la integración de entradas.
·        El objetivo es el de predecir el comportamiento del sistema.
·        La integración como medio de solución de problemas en grupos multidisciplinarios e interdisciplinarios.
·        La implementación dinámica se realiza a nivel local.
·        El monitoreo de la dinámica de crecimiento de los cultivos de las poblaciones de las plagas y de las variables ambientales.
·        Proveer de datos e informática para el proceso de toma de decisiones.
·        Favorece las actividades simultáneas de investigación  y de extensión.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada